Puertas a Otro Mundo - Capítulo 2: El Bosque Crisálida



Noté un viento cálido a mi alrededor, francamente agradable. Abrí los ojos poco a poco y me encontré con un escenario diferente que no tenía nada que ver con el que dejé atrás, la playa de la ciudad. Era un bosque de lo más frondoso, había flores de diferentes colores, pájaros cantando y un camino hacia el final del mismo que invitaba a caminar por él con total seguridad y compostura, algo que, en esos momentos no tenía. Merrick estaba justo delante de mí, con una agradable sonrisa dibujada en su rostro, podía ver en sus ojos que había hecho lo que realmente esperaba de mí, sabía que conseguiría transportarnos a vete tú a saber qué lugar sin siquiera quererlo. Aparté las manos de la bola transparente que mi futuro maestro tenía en las suyas, seguía mirándole esperando a que me explicara qué había ocurrido.

- Te doy la bienvenida al Bosque Crisálida, uno de los mundos invisibles a ojos humanos - dijo, con voz elevada e increíble pasión, daba la sensación de que tenía mucho cariño a ese lugar -.

- ¿Cómo hemos llegado aquí? - esa pregunta rondaba en mi cabeza como un pajarillo cantarín -.

- Uno de tus poderes más potentes es que puedes desplazarte de un lugar a otro con tan solo pensarlo, aunque esta vez lo he pensado yo en cuanto has puesto tus manos en la bola de cristal, quería mostrarte este lugar - conforme me explicaba aquello, empezamos a andar por el camino que parecía no tener fin, el que teníamos justo delante de nosotros - Ahora mismo tus poderes están despertando, por eso debes tener cuidado.

- Pero, yo no... - miré mis manos, confusa. No sabía cómo había podido transportarnos a otro lugar teniendo... ¿poderes? ¿En serio? - Tan solo soy alguien que no está conformada con su vida, no creo ser nadie especial, precisamente.

- La diferencia es que lo eres - su sonrisa era cálida y amable, sabía cómo hacer sentir bien a alguien - Ahora mismo no lo entiendes y te parece confuso pero poco a poco lo harás.

Llegamos a un claro donde el sol daba con más fuerza. Aquellas vistas eran preciosas, la tierra estaba sumida bajo un montón de césped increíblemente verde, esperando a que cualquiera se tirase sobre él y viese las bonitas nubes que aparecían en el cielo. A lo lejos, pude vislumbrar a una joven delgada, con cabello castaño y largo hasta la cintura con varias trenzas que lo sujetaban. Nos acercamos a ella, parecía que Merrick la conocía, esbozó una pequeña sonrisa conforme avanzábamos. Sus ojos verdes se posaron en nosotros cuando estuvimos a pocos metros, nos pudo escuchar debido a sus orejas puntiagudas y su increíble oído. 

- Veo que has vuelto, Duriel - comentó Merrick, mirándola con cariño. Al parecer, hacía tiempo que no se veían por la forma en la que se miraron -.

- Te dije que volvería - respondió con aquella voz seca y cortante. Era una joven bastante segura de sí misma, parecía enfadada y albergaba ciertos secretos dentro de sí - Aunque no ha sido por elección propia - me miró con desagrado -.

- Eres la más indicada para enseñar a Crystal a controlar sus poderes, no me extraña que Dulbor te haya exigido venir - no entendía nada de lo que decían, parecía que los más populares del instituto estuvieran hablando y yo fuese la marginada que no entendía ni una sola palabra, la que tan solo estaba allí para encajar - Te doy las gracias por venir.

- Puedes irte, Merrick. Lo tengo bajo control - tenía la sensación de que no quería estar en ese lugar tan agradable, cosa que no entendí porque era precioso. Merrick se dirigió a mí, cambiando totalmente su semblante condescendiente que estaba teniendo con esa tal Duriel -.

- Puedes confiar en ella, te ayudará - me cogió por los hombros en señal de apoyo - Te costará aprender a controlarlo, pero lo conseguirás, ¿de acuerdo?

- ¿Te marchas? - le pregunté, preocupada. Era la única persona de ese mundo extraño al que tenía una mínima confianza, no podía dejar que se fuera sin más -.

- Volveré en cuanto estés lista, no te preocupes. Haz todo lo que ella te diga - en cuanto miré a Duriel para confirmar lo que Merrick me decía, volví la cabeza hacia él pero, había desaparecido -.

- Vamos, novata - su pasotismo era abrumador y el hecho de que me llamara "novata" no mejoraba nada el asunto -.

Duriel permaneció seria durante todo el trayecto a un lugar que nunca había imaginado que pisaría, un lugar tan precioso que no podía creerlo y que estuviera repleto de árboles mejoraba en gran medida mi ejercicio de respiración, estaba bastante nerviosa. Mi acompañante no me dijo qué haríamos exactamente y estaba entre intrigada y algo asustada, no cabía en mí la curiosidad del futuro que podría tener en un lugar como aquel, un sitio al que me había transportado gracias al pensamiento de Merrick. A propósito, ¿cómo había hecho eso?

He de reconocer que todo el tema del despertar de mis poderes y todo ese rollo, me ponía los pelos de punta, pero a la vez, me dejaba llevar, me parecía emocionante y peligroso, por fin mi vida tenía algo de sentido. No podía creer que aquel lugar lleno de árboles hubiera sido el protagonista en mis sueños, no sabía cómo aquello había formado parte de mi destino y cómo podían cambiar las cosas y los lugares de un sitio a otro sin siquiera pensarlo. Había una cascada al final de aquel camino que llevábamos horas siguiendo y que parecía interminable, dada la falta de palabra que tenía a mi lado en aquellos instantes, los árboles eran frondosos y era como si hablaran entre aquel silencio tan profundo y lleno de sentir.

- Hemos llegado - informó Duriel secamente - Empecemos con el entrenamiento.

- ¿Y qué se supone que he de hacer? - le pregunté, encogiéndose de hombros -.

- Cerrar los ojos - susurró con tranquilidad -.

Al hacerlo, todo un mundo llegó a mi mente, lleno de inspiración y magia. No sabría explicar lo que sentía con total claridad pero sabía que no era nada humano, venía de algún otro lado, quizá de mi interior o ni tan siquiera de eso, ¿provenía de la misma naturaleza? No tenía ni idea pero podía vislumbrar aquellos brotes de luz que se desprendían en mi mente y que conseguían que notara mi cuerpo fluir en el aire, era como si me estuviera elevando, dejándome llevar por mi propia magia interior, por mi propio instinto. Ahora mismo me sentía libre, justo en este momento mis sueños tenían sentido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Escritor Decepcionado:

TAG Series:

Aparición: