Observa:



Un montón de gente hablando, riendo, fumando, comiendo y bebiendo, emborrachándose, haciéndose la pelota, e incluso, hay algunos que se unen a esas dinámicas para no sentirse solos, lo cual, me parece bastante patético. Personas que se divierten mientras ven a otro sufrir, que cuchichean cuando éste falla, cuando ven que esa persona no tiene más recursos con los que seguir con su vida misma. Son tan exasperantes, que preferiría hacer el camino de Santiago sin siquiera descansar, preferiría mil veces comerme un cerebro de vaca antes de seguir escuchando sus quejas constantes de que hay mucho temario, de que hay gente más desviada de lo normal, que a los asesinos deberían matarlos y chorradas que ni tú misma entiendes cómo pueden salir de la mente de esas personas, cómo se le puede ocurrir a alguien decir eso sin tan siquiera pensar en lo que es quitarle la vida a alguien o tan siquiera qué es la misma muerte.

Si observamos la crítica constante que hacen las personas, podríamos saber por qué parece que les guste y por qué tienen miedo de que la persona indicada lo sepa, por eso prefieren hacerlo por detrás. Podríamos incluso determinar por qué se burlan de otros, pensarán que se sienten superiores e incluso esa sensación de poder que les pasa por todos los poros de su piel es porque se sienten inferiores y necesitan atención, que todo el mundo les mire y les hable porque ni ellos mismos tienen la autoestima necesaria como para soportarse a sí mismos. Es absurdo tener que soportar este tipo de cosas cuando los que en realidad tienen el problema son ellos, los que se sienten así son ellos y no deberían cargar toda esa mierda en otra persona que ni siquiera se lo merece.

Miro alrededor y tengo vergüenza de la raza humana, de todo el daño que llegamos a hacer a los demás, e incluso a los animales, a los árboles y a todo el sistema que nos envuelve, somos como una paria poco necesaria para la Tierra, en mi opinión. Hay personas que se ríen cuando se nombra el hecho de que a alguien le ha dado un infarto o ha pasado por una operación difícil, a mí no me parece nada gracioso porque no lo es y si les pasara a ellos dejarían de hacer y decir tonterías varias. No me gusta en absoluto esa falta de respeto que muchos tienen, aunque es de esperar dada la educación recibida desde un primer momento, sus padres no les han dicho que esas cosas no deben hacerse o que deben respetar a otros que son iguales que ellos y dar apoyo a aquellos que lo necesitan, en este caso, a la persona que ha pasado por una situación difícil. Nadie es como yo, lo sé, pero debemos ser consecuentes, debemos poder diferenciar lo que está bien de lo que está mal y dejar las críticas a un lado, dejar de pensar que algo así resulta remotamente morboso porque sigo diciendo que no lo es.

Otra cosa a observar es que haya personas que se sientan tan superiores a ti, es decir, de verdad sienten en su interior que son mejores que tú o por tener más conocimientos sobre una materia en concreto o por haber conocido todos los países de Europa al dedillo. Estas cosas me parecen patéticas, porque todos somos iguales y que yo sepa venimos aquí a aprender y a saber desenvolvernos en situaciones laborales, académicas, sociales, en relaciones afectivas... en fin, pasear por un tumulto de cosas diferentes para poder ser mejores. ¿Por qué estas cosas las tienen que amargar otros? ¿Por qué tienen que decir cosas tan poco constructivas? ¿Por qué disfrutar del mal ajeno? Son preguntas que me hago constantemente y que nadie es capaz de responder por el hecho de que da cierta vergüenza que el ser humano haga avances en muchas cosas menos en lo que de verdad debe hacerlos y es frustrante no poder hacer nada para evitarlo.

Después observamos a las personas que son tan enormemente populares, que tienen unos dos mil amigos en facebook y que les encanta restregártelo por la cara como si a ti eso te importara una mierda. Son personas tan superficiales que el corazón lo tienen vacío, quizá jamás han pensado que tienen sentimientos y solo sirven para llevar la ropa que las grandes empresas de ropa fabrican en sabe qué país explotando a más personas. Lo gracioso es que cuando vistes normal o tan siquiera algo diferente a lo que la moda te guía, empiezan a mirarte con cierto recelo, escuchan cómo respondes a las preguntas con cierta originalidad y te ven como una competencia tal que pretenden acabar contigo al terminar el curso y los que mienten para agradar a los demás ya son la repera, son capaces de fumar, beber y meterse mierda para ser aceptados cuando cada uno puede ser como quiera, puede sentirse como quiera y hacer lo que le dé la gana, pero ésto tan solo sucede en los mejores casos. Nadie debe decirles nada porque llevan a cabo las normas de manera milimétrica pero siguen fallando en la parte emocional, así que, siguen estando vacíos, para mí personas inservibles.

También podemos ver a nuestro alrededor los especímenes hechos para fastidiar al prójimo o para ponerlo a prueba a todas horas. Éstos son los típicos que tiran papeles en el suelo de los baños, mojan y ensucian todo, son desordenados y los demás tenemos que soportar su mierda. Lo peor es cuando te encuentras regalitos en el mismo baño de mujeres porque ni siquiera limpian cuando hacen sus deposiciones pertinentes, es realmente asqueroso y yo no tengo por qué hacer mis necesidades encima de las de otro. Personas que no tienen nada de civismo y que los demás le traen sin cuidado porque prefiere estar así y si molesta a alguien su comportamiento pues que se joda porque esa persona ya ha hecho sus cosas y te ha dejado a ti con el marrón nada más entrar al servicio de mujeres. Lo primero que te preguntas es: ¿pero por qué hay gente tan guarra que no limpia? Jamás obtienes respuesta, como es obvio.

Sigues observando y ves al típico maleducado que masca el chicle con la boca abierta y está haciendo ruiditos constantemente e incluso cuando habla, es algo verdaderamente irritante. Otros que son tan faltos de respeto que en vez de hablar de usted cuando se trata de una persona mayor, le dicen "oye, tú" en toda su cara, cosa que nos es nada delicada. Encuentras personas que arrastran los pies cuando andan, que no tengo ni idea de por qué tienen que hacer eso, la cuestión es que todos sabemos levantar los pies al andar, ¿verdad? Pues ellos no, es que son extraterrestres y necesitan llamar la atención como sea. Te encuentras con especímenes que comen con la boca abierta y te enseñan toda la comida mezclada con su saliva que tienen en la misma, que ya ves yo por qué tengo que ver lo que tiene ahí, ¿no puede comer con la boca cerrada? Pues no, la cuestión es molestar con el sonidito y con las horripilantes vistas. Después está el otro que no para de mover la pierna justo a tu lado, te dan ganas de pegarle un puñetazo en la cara de lo inquieto que es porque te está poniendo increíblemente nerviosa y no deja de hacerlo constantemente. Tenemos al típico subnormal (sin insultar a los que tienen síndrome de Down, de verdad) que tiene que hablar gritando cuando entra en una biblioteca cuando todo está en completo silencio, las personas "normales" concentradas en lo que están haciendo y llega el muy tonto y empieza a hablar de sus gilipolleces a voz en grito, ¡pero bueno! Terminas por pasar porque ya son cosas de las que puedes quedarte horas alucinado.

Hay veces que veo a alguien sentado estudiando, con una actitud correcta, relajada y concentrado en lo que está haciendo y me maravillo porque pienso en la poca gente que es así, que respeta verdaderamente a las personas de su entorno. Me gustan las personas que saben qué hacer en cada momento, e incluso, cómo deben comportarse por mero civismo que tampoco es tan complicado oye, tampoco es difícil poner la silla en la que te has sentado en cualquier espacio público al sitio para que no moleste al que está sentado detrás de ti. Son cosas que no entiendo ni entenderé jamás, porque es tan sencillo no complicar la vida a otros que cuando lo veo me sorprendo, es tan fácil ser amable con los demás, ayudarles, compartir cosas, divertirse, mantener una relación sana... pero no, todo eso se empeñan en joderlo cuando se les ocurre criticar a los demás a sus espaldas y actuar tan normal cuando la persona a la que han criticado está justo en frente, es intolerable a mi forma de ver. Cosas como que estés orgulloso de lo que has escrito o leído o algún premio que hayas conseguido y te digan: ¡Bah, pero eso es un premio mierda! Es bastante desagradable que tus oídos tengan que ser prostituidos por este tipo de cosas insanas y faltas de empatización continuada.

He observado a personas con síndrome de Down, por ejemplo, y todos estos conceptos antes relatados los tienen más dominados incluso que la gente que va por la calle dándoselas de listo y avispado cuando en realidad son gilipollas galopantes. Las personas que padecen este síndrome han sido constantemente criticadas, burladas y les han hecho daño tanto física como psicológicamente, pero lo que no saben estos abusones de mierda es que ellos saben exactamente lo que es la amistad y la comparten dándolo todo, son tan amables y tiernos que da gusto cuando te dan un beso en la mejilla porque tan solo les apetece hacerlo sin ningún tipo de maldad encubierta, ¿es eso tan difícil en la sociedad? Dan sin querer recibir nada a cambio, quieren ayudarte en todo lo que pueden, incluso te defienden en peleas, es increíble cómo son y me encanta porque son personas luchadoras y fuertes, aunque parezca mentira, ellos poco a poco van sabiendo cómo ser independientes, con ayuda por supuesto, pero van desligándose y eso es importante, ¿por qué no tomar ese ejemplo? ¿somos tan egoístas que no tenemos en cuenta lo que otros pueden enseñarnos o darnos?

Siento decir ésto, pero no somos más que ratas en un mismo lugar en el que tenemos que saber cómo conectar, cosa rara para algunos al parecer, en el que tenemos que luchar y sacarnos las castañas del fuego. Hemos sido egoístas, descuidados con nuestro cuerpo dada la cantidad de gente que fuma, bebe y se droga sin control, también avariciosos, manipuladores, maltratadores... de todo eso hay mucho, ¿verdad? ¿Por qué no corregir esas actitudes aprendidas por otras que de verdad valgan la pena y hagan crecer a una persona? ¿Por qué talar tantos bosques cuando necesitamos ese oxígeno para vivir las personas? ¿Es que nos hemos vuelto imbéciles con el paso de los años o algo? Incluso hemos comentado en clase una noticia sobre un hombre que le pidió el divorcio a su mujer por haberle dado a luz hijos feos por las innumerables operaciones que se realizó en la cara, llamando a sus hijos: "los hijos más feos del mundo", ¿pero a quién se le ocurre decir eso de sus propios hijos?

En fin, estamos aquí para aprender cosas y no para joder a los demás sin control como hacen muchos y que encima les gusta. Estamos para compadecernos, para ser amables y saber que nuestras decisiones traen consecuencias, a qué personas querer e intentar entregar todo lo bueno que hay en nosotros a los demás. Siento que eso no se entienda en esta sociedad tan consumista y mental, pero me gustaría que fuera así aunque nunca salen las cosas como una persona quiere, ¿verdad? 



Follow my blog with Bloglovin

Comentarios

Entradas populares de este blog

Escritor Decepcionado:

TAG Series:

Sin Palabras: