Ser Diferente:



Te identificas por quién eres, por tu carácter, por lo que valoras, lo que amas o lo que odias, tus hobbies, e incluso, tu forma de reír. Eres una persona normal, como cualquier otra que camina por la calle y que te cruzas con ella, pero realmente te sientes como si fueras diferente, como si lo que vieras ante tus ojos no fuera aquello que deseabas, ves un mundo vuelto del revés con personas crueles, infames, falsas y hasta odiosas que no te gustaría verte obligado a ver cada día, pero debes hacerlo. No eres alguien que se conforma con las normas, quizá incluso piensan que no tienes corazón por decir exactamente lo que piensas, pero la diferencia es que tú sí lo tienes y ellos no saben ni cuál es la diferencia, son demasiado parecidos, de hecho, parecen estúpidas réplicas que hacen lo mismo una y otra vez. Cada generación es peor que la anterior, pero parece que nunca se merezcan tu respeto, ni siquiera saben qué es ser único, cuáles son los valores en la vida o cuál es el momento exacto en el que llegas a tu límite, no saben respetar a otros, prefieren hacerles daño y mirarles como si fueran extraños, quizá por su forma de vestir o por su forma de hablar, porque son negros o pelirrojos, en fin, terminas viendo que las personas en sí son una auténtica pérdida de tiempo.

¿Te has preguntado alguna vez por qué hay personas a las que les gusta hacerte daño? Te lo diré, no es por la estúpida educación que hayan recibido, es por su carácter, porque se han arrastrado al igual que sus amigos para tener el poder sobre otra persona indefensa a la que les gusta atacar constantemente, siempre existirá esa persona generación tras generación y todo lo que querrán conseguir esos abusones es poder, control sobre el otro y tener la oportunidad de causarle terror, oír cómo grita y sentir su sufrimiento por cada poro de su piel, parece que les excita. Es triste pero es así, nada más importa aunque para ti sí lo haga, manteniéndote fuerte pero cansado de aguantar a otros, aguantar críticas absurdas que nada tienen que ver contigo y que tan solo piensas en salir de ese infierno hecho a medida que la vida ha decidido regalarte por amor al arte. Nadie es perfecto, pero podrían pasarlo mal ellos en vez de los que fuimos débiles, deberían aprender a tener cierto respeto por sus semejantes y ser castigados si no es así, pero esta sociedad no lo permitirá, ellos son normales, ¿verdad?

Siempre te mirarán con extrañeza, quizá con cierto toque de ascazo en sus miradas, quizá les resulte verdaderamente pobre hablar contigo porque piensan que no vales la pena, pero te traigo unas palabras que quizá te hagan ver una luz al final del túnel: Eres especial, fuerte y sabes lo que quieres, no te preocupes por el qué dirán, que se preocupen otros de eso, sigue vistiéndote como te dé la gana y haciendo lo que más te guste, olvida las críticas, los gritos y los abusos, eres maravillosa/o. Somos personas reflexivas, o tal vez impulsivas, pero también tenemos derecho a opinar y ser quién realmente somos, no vamos a rendirnos a ser la carnaza de aquellos que quieren tirarnos la culpa por cualquier gilipollez que se les pase por la cabeza, somos alguien igual que ellos, por mucho que seamos diferentes y nos sintamos como tal, tenemos los mismos miembros que otros, los mismos órganos y tenemos boca para decir las cosas, nadie puede pararnos, nadie puede obligarte a que calles, a que des tres pasos atrás por miedo o que seas un/a sumiso/a toda tu vida, tan solo da un paso al frente.

La verdad es que me aburro en un mundo donde en lo único que se piensa es en el físico, en los accesorios de moda, en el dinero, la fama, en casarse y tener hijos, personas que tienen discusiones constantemente y creen que eso es una relación, mujeres u hombres maltratados... ¿dónde cojones vivimos? ¿En la puta selva? Es lo que parece, porque nadie se distingue de nadie, porque nadie es capaz de pensar por sí mismo y decir que aunque se lleve a la moda el morado durante la temporada de otoño, llevará el verde porque es su color favorito y le sale de cierto sitio ponérselo, ¿es tan difícil? Todos programados para ser armas de una sociedad que tan solo nos está usando para sus fines, somos como fábricas de dinero y mercancías, unos ingenuos que hacemos los que los demás nos dicen. Las formalidades están impuestas, las tradiciones familiares y de tu ciudad natal, para mí, son absurdeces sin sentido, un montón de mentiras que te cuentan cuando eres un niño malcriado y lleno de lágrimas en los ojos, al que le imponen el miedo, reglas y le dicen un montón de tonterías que debe creerse y llevar a cabo si no quiere que le coma el lobo. Es absurdo.

Revelarte no es malo, tenemos que ser nosotros mismos no lo que nos imponen constantemente. No soy la más indicada para decirlo, dado que ciertos familiares andan supeditándome a sus antojos, amenazándome y diciéntome constantemente lo que tengo  o no tengo que hacer, incluso he llegado a cambiar de estilo de ropa porque me lo han impuesto, yo antes vestía heavy y con accesorios que me encantaban, pero tuve que dejar de hacerlo porque la sociedad pide otra cosa, porque cuando trabaje no podré ir así vestida. Tantas tonterías me agotan, las personas son tan embaucables que ni se dan cuenta de a qué están renunciando. Ser diferente es ser libre, es encontrarse a sí mismo y ser alguien que puede saltarse las tradiciones sin que ocurra nada malo, alguien que puede levantarse cada vez que le supeditan, cada vez que le gritan o le tiran al suelo, cada vez que piensa que no tiene nada que hacer frente aquellos que le ven agobiado y nervioso. Ser diferente es lo mejor que le puede pasar a alguien, significa identidad propia, algo que nadie te puede quitar, algo simplemente tuyo y de nadie más, algo que nadie podrá robarte.

A veces creo que necesito unas vacaciones, porque tanta imposición es agotadora, cada amenaza ahoga y tanta culpabilidad te fríe el corazón. Terminas siendo un zombie que no tiene más ganas de ser parte de algo que nadie ha querido, o terminas siendo un alien a quién todo el mundo mira pasmado porque ha sido capaz de entrar en clase y ha dicho lo que ha pensado sin dudarlo. Pero siendo diferente también pierdes tú, digamos que lo sacrificas todo por ser quién eres, no vas a cambiar nada por mucho que te han dicho que lo hagas y que eso es lo mejor, terminan alejándose de ti porque eres rara, haces cosas extrañas y no se puede hablar contigo, terminas siendo "nadie" para ellos y empiezan a tener el derecho de reprochártelo todo. Muchas veces, me he encontrado en un dilema existencial, no he sabido qué decir o hacer porque he estado acorralada, literalmente y lo único que se me ha ocurrido es plasmar aquí todo lo que siento, poniendo con letras mi alma entera porque no tienen derecho a quitarme quién soy, quién he sido y por qué he hecho las cosas, nadie tiene que decirme qué tengo que pensar.

La verdad, todavía no me he topado con una sola persona que piense diferente del resto, lo único con lo que me he cruzado ha sido con muertos vivientes, un montón de personas que siguen a otros más tontos todavía como si no tuvieran cerebro, que les parece mejor seguirles el juego que perderlos y ser ellos mismos, diferentes del resto. Todavía no he encontrado a una sola persona que no me dé jaquecas cada vez que habla de sus uñas o de su pelo recién tintado, no se dan cuenta de que me importa una mierda con qué narices se han estropeado el pelo; me dan ganas de correr cada vez que viene alguien a contarme su estúpida historia de amor, no se dan cuenta de que al final se acabarán aburriendo, reprochándose un montón de cosas y se acabará eso tan bonito que tenían, terminarán dándose cuenta de que no son lo que imaginaban y se acabará toda la magia, ¿son tontos o qué les pasa?; se me van las esperanzas de que este mundo sea un lugar decente para los que vienen detrás de mí que, para ser justos, tampoco son una maravilla, fumando y emborrachándose a los diez años como si fueran hombres de veinti tantos, dios... es enfermizo.

En fin... lo que quiero decir es que marcar la diferencia no es tan malo y si alguien se siente así, que lo explote. Creo que se debe elegir eso por encima de todo porque sino te acaban chafando como a una cucaracha sin importarles en absoluto, no terminas siendo nadie para ellos. Creo que debemos dejar a los zombies y unirnos a ser supervivientes, a ser quiénes somos en realidad y no quienes nos dictan que seamos, me aburre, para ser sincera. Lo mismo no encajaremos con nadie, pero nos tenemos a nosotros mismos, siempre solos, desterrados, criticados, los que siempre enfadan a los demás, los culpables de las desgracias ajenas y el objetivo de muchos para conseguir poder, pero al menos, sabemos quiénes somos y cómo somos: Diferentes del resto y únicos. Así que, me importa una mierda lo que piensen de mí.
Follow my blog with Bloglovin

Comentarios

Entradas populares de este blog

Escritor Decepcionado:

TAG Series:

Sin Palabras: