Imagina:



Cierra los ojos e imagina que eres una persona distinta, quizá un extraterrestre o un superheroe, alguien a quien admires, un cantante, un bailarín, un escritor o cualquier otra persona que te gustaría ser, ¿qué harías?

Imagina que pudieras volar, ver toda la ciudad delante de tus ojos a kilómetros de distancia, que no sientes mareos ni náuseas ni ninguna otra cosa que pudiera estropear ese momento, que tan solo te sintieras libre. 

Imagina que tuvieras el mundo a tus pies, que pudieras cambiar las cosas, que pudieras hacer aquello que siempre quisiste, ir donde más te gustaría, quizá a un rinconcito del mundo donde nadie pudiera molestarte o quizá a un lugar repleto de gente para socializar de la mejor manera posible.

Imagina que no tuvieras límites para hacer aquello que siempre quisiste, para besar a ese chico/a que siempre te ha gustado y jamás te has atrevido a dirigirle la palabra o que es amigo tuyo pero no te atreves para no estropear la amistad que tenéis, piensa que ahora puedes hacerlo.

Imagina que pudieras ayudar a aquellos que lo necesitan, aquellos que pasan hambre, que no tienen luz, agua o cualquier otro servicio básico, que pudieras obtener un montón de riqueza para estas personas tan necesitadas, que pudieras decirles al oído que todo va bien y que pronto podrán alimentarse y tener todo lo que necesitan tan pronto como sea posible.

Imagina que no existieran las enfermedades, que no pudiéramos morir, que no estuviéramos pensando constantemente en cuándo será nuestra hora, en lo que nos pasa dentro de nuestro cuerpo o pánico esperando que algún día llegue nuestra muerte.

Imagina que solo pudieras pasarlo bien, que tuvieras tajantemente prohibido aburrirte, que no pudieras ni por un momento pensar en lo cansado que estás, o en lo aburrido, que tan solo tuvieras tiempo para divertirte con tus amigos, familia o incluso solo, viajando, escudriñando otros lugares a los que te gustaría ir y no parar quieto.

Imagina que las personas no fuesen crueles, no mataran, no intimidaran, que dejaran de gritarse, que tuvieran en cuenta los pensamientos de otro, que intentaran compartir más y robar menos... que todo el mal que hemos conocido cambiara por completo.

Imagina si pudieras encontrar a aquellos que son parte de tu pasado y poder saludarles en cualquier momento, que no existieran rencores ni culpas, que fuera todo como lo era antes, sin ataduras, sin malos rollos... simplemente, con sonrisas.

Imagina que no tuvieras que justificar cada decisión que tomas, que nadie va a pedírtela jamás, que pudieras hacer lo que quisieras con total libertad y que siempre creyeran en ti, que siempre pensaran que tienes suficientes neuronas para actuar conforme a tu criterio.

Imagina que no tuvieras que seguir las tradiciones familiares o sociales, aquellas que nos dictan cuál es nuestro futuro y cómo debemos actuar constantemente, que pudiéramos hacerlas propias sin tener que excusarnos constantemente y sin tener que huir de ellas porque no nos gustan o no nos parecen correctas.

Imagina que todo lo que has aprendido no fuera nada y pudieras aprender cien o dos cientas veces más, que todo el conocimiento llegara a tus ojos y fuera absorbido por tu mente, que empezaras a ser más sabio cada día y pudieras compartirlo con otros a los que les interesara lo mismo, que dejara de haber tanta gente inculta y maleducada que no sabe ni dónde está la educación.

Imagina que todas las personas del mundo fuésemos gentiles, que no tuviéramos nada mejor que hacer que ser amables con los demás, que nos agradara llevarles detalles a su casa por su cumpleaños, que regaláramos sonrisas e incluso que quisiéramos compartir nuestras riquezas, que nada nos hiciera más felices, sin necesidad de la existencia del egoísmo en cada parte de nuestro ser.

Imagina que en los trabajos de clase todo el mundo cooperara, que no hubiera nadie que no hiciera nada, que a todos les gustara formar parte del trabajo que habéis decidido hacer juntos y que nadie pusiera excusas baratas para no hacerlo, que nadie estropeara aquello que juntos habíais creado con tanto esfuerzo.

Imagina que no hubiera limitaciones para estudiar aquello que quisieras, que nada te impidiera convertirte en alguien mejor, en alguien que puede conseguir cosas más grandes de las que imaginaba. 

Imagina que no hubieran guerras ni niños muriendo en varios países del mundo, que no existiera el terrorismo y que muchas familias tuvieran a sus hijos, hermanos y demás familiares a su lado en vez de llorar sus muertes.

Imagina que las cosas fueran distintas, que pudiéramos ser más positivos, que la negatividad tan solo fuera una ilusión y el dolor una mala racha pasajera, que las lágrimas se esfumaran y los recuerdos siempre permanecieran dentro de nosotros, que nuestros corazones se abrieran y que pudiéramos cantar felices de seguir existiendo.

Imagina que no existieran las largas esperas, la constante agonía de estar esperando a alguien durante mucho tiempo, que dejaras de desesperarte por ello, que dejara de ser importante para ver a alguien, para ver el brillar de sus ojos y esa amplia sonrisa que te vuelve loco/a.

Imagina que "amar" fuera un derecho que todos podemos escoger, que todos elegimos tener para con los demás, que dejamos que entre en nosotros, que siempre es lo que nos hace más fuertes y persistentes en aquello que queremos conseguir y que deje de imponerse el odio y la ira, la envidia y la rabia.

Imagina que tus pensamientos no pudieran matarte, que tus paranoias desaparecieran, que tan solo miraras hacia adelante libre de sentirte bien, relajado y contento de tener a aquellos que te rodean a tu lado por mucho que seas de una manera u otra.

Imagina que permanecieras en muchos de los corazones conquistados, en muchas de tus amistades y que hubieras dejado huella en más de una persona, que no te has ido para nada sino que permaneces para siempre.

Imagina que el tiempo no pasa, que sigues siendo tu y todo lo que tienes se magnifica y te sientes orgullosa de ello, permaneciendo estático en aquello que te gusta y te hace sentir bien.

Imagina todo lo anterior con los ojos cerrados y verás que hay una posibilidad de que todo cambie, de que está en ti y en nadie más, de que entre todos podríamos conseguir que las cosas fueran diferentes y que no hay mejor cambio que el que está en nosotros mismos. Pero, ¿a que nos gustaría todo lo anterior? Nada sería tan difícil y las cosas serían más que aburridas, ¿verdad? Parece que el ser humano necesita distracciones, mentiras, egoísmo... para seguir existiendo.

Cierra los ojos e imagina en aquello en lo que te quieras convertir y, cuando lo hagas tan solo empieza y sigue hasta el final de los tiempos, no pares y hazlo rápido porque el tiempo pasa...



Follow my blog with Bloglovin

Comentarios

  1. Si. Muy lindo. Lo unico que no comparto es eso de vivir eternamente. La mayoria desea eso. Pero yo a veces pienso. Para que querria vivir 200 años. Llegaria un momento que ya me aburriría. que no sabria mas que hacer. Ademas si seria asi habria una superpoblacion mas que la actual en el planeta. Que necesitan alimentarse, tomar liquido, producen desechos. Por lo que el mundo estaria aun peor. Nose... pienso. Te mando un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Lo que quería decir con ello es que tuvieras una eternidad para hacer lo que quisieras y lo que te hiciera sentir bien, que pudieras hacer cualquier cosa porque tienes tiempo de sobra para ello sin preocuparte de que algún día se acabará.

      Aprecio tu opinión. Un saludo.

      Eliminar
  2. Gran texto. Me ha dejado el cuerpo de jota y la mente dispuesta a seguir volando. Así es la vida, con lo bueno y con lo malo, pero siempre una maravilla, un don y un superpoder.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Esperaba crear esa emoción en los lectores, así que, creo que en tu caso lo he logrado.

      Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Escritor Decepcionado:

TAG Series:

Sin Palabras: