Vulnerable:




No esperes que nadie valore lo que haces, que alguien te felicite por el buen trabajo que has hecho. Lo único que vas a recibir son quejas constantes de lo mal que haces las cosas, cuestiones incómodas en las que te piden una justificación para todo, momentos en los que tan solo quieres escapar, tan solo quieres alejarte de todo y pensar que quizá no eres tú quién se está equivocando. Todos merecemos una recompensa por aquello que hacemos, no una burla, un enfado utilizando palabras sarcásticas y utilizándolas hasta la saciedad, no se necesita a una persona que te controle las veinticuatro horas vigilando qué es lo que haces en cada momento, o un simple "no" cuando tienes ilusión de hacer algo interesante.

Sentirse perdido no es tan malo, ¿verdad? Flotando en un mundo incomprensible en el que tan solo existen aquellas personas que te observan con atención para criticarte y meterte en su cubo de la basura mental, existen personas realmente crueles que disfrutan con tu dolor, cuchichean y se sienten poderosas, pasan por tu lado y levantan la barbilla a lo más alto para que notes su presencia y así, hacerte creer que tú eres inferior a ellos. ¿Tan solo hacen ésto? Qué va, son personas que llevan algún tiempo a tu alrededor y ni siquiera saben tu nombre, te lo preguntan cuatrocientas veces, cada vez que les toca sentarse contigo para realizar un trabajo o para preguntarte algo que les interesa en el momento que a ellas les apetece como si tú debieras estar siempre disponible para ello.

La decepción forma parte de la vida, pensaba que desaparecería con el tiempo debido a mi experiencia en este ámbito, pero sigue en constante actividad, pululando en mi interior, clavándome enormes cuchillas en un alma que quizá ya ha pasado por suficientes cosas. Siempre tratas de hacerlo bien, de ser una persona que siempre se supera a sí misma, que hace todo lo que le piden sin rechistar, que está pendiente de sus cosas y de la de los demás, pero nadie es capaz de valorar eso, ni si quiera cuando has logrado algo lo suficientemente importante para ti. Es duro estar preguntándote continuamente si has hecho algo tan malo como para que te griten o te dejen por los suelos en un momento crucial o se rían de algo que has conseguido pero parece que al otro no le importe, siendo éste alguien lo suficientemente importante en tu vida. 

Supongo que nadie es perfecto y nadie es como yo quisiera que fuera, pero ni si quiera pido mucho, tan solo un poco de tranquilidad, valorar a las personas y ser algo más respetuosos dejando de lado todo sarcasmo, toda rabia y toda pataleta infantil. Harta de personas que quieren que hagas algo por obligación aunque a ti no te nazca hacerlo o aunque prefieras hacer otra cosa, ¿es que lo tengo prohibido? ¿Es que siempre tengo que pedir permiso como si tuviera quince años para todo lo que hago? Es absurdo, siento como un peso enorme sobre mis hombros, a hacerlo constantemente bien, sin ningún error, sin tapujos y sin dudar absolutamente, ya que, todos están alrededor observándote sin cesar, están a tu lado para ver dónde fallas y así poder saltarte al cuello, personas que tan solo quieren verte decepcionada... ¿Debería ser así? ¿Es lo normal?

Las cosas no son como uno quiere ni como a uno le gustaría, pero pediría muchas de las que no tengo ahora mismo (que tengo bastantes): pediría que se dejaran de prejuzgar a las personas por su forma de vestir, su forma de hablar o su forma de expresarse, cada uno es como es, vaya; pediría que dejáramos de andarnos con críticas absurdas cuando no te ha gustado una simple cosa que otro ha dicho; pediría hasta que no se llevaran tacones a las aulas, me duelen los oídos y posteriormente la cabeza; pediría que se valorara mucho más el esfuerzo que hacemos las personas como yo en cuanto a la vida personal, a la profesional y a la social, no puede ser que una siempre ande decepcionándose con éste y con el otro; pediría que dejáramos ya las palabrerías políticas y que se pasara a la acción de una vez, que realmente se cambiaran cosas; pediría que cesara el maltrato animal, me parece un acto inhumano; pediría que personas que conozco llegaran a analizar las cosas como son y dejaran de criticar las que no saben... son tantas cosas que no terminaría. Cuesta más mirar con extrañeza a cada persona que pasa a tu lado que tratarla bien y ser parte de su vida sin problemas, sin sentir que eres más que nadie, sin creer que tienes el poder sobre el resto por ser más mona, por tener unos pechos más voluminosos o un culo fantástico, la verdad, es que me importa muy poco el físico que tenga cualquiera si el respeto no prevalece.

Los momentos de debilidad son muy comunes, somos humanos, pero nadie los quiere mostrar con total normalidad, de hecho, yo tengo hasta que esconderlos para que no aprovechen para tomarme el pelo. Es realmente triste que una persona tenga que mantenerse en guardia cada día de su vida, porque es cansino, cargante y tiene una total falta de empatía. Cuando empatizas con alguien es como si te pusieras en su lugar, es como si te cambiaras por esa persona durante un rato, quizá durante unos minutos, y sintieras lo que ella mismo está sintiendo, que percibieras lo que ella percibe y estás viendo a través de sus ojos; ésto es algo que deberían practicar todos, en vez de pasarse el día en las tiendecitas de ropa para ver qué modelito para su cuerpo superficial se pone, parece que hay cosas más prioritarias que tratar a los demás como seres humanos, parece que necesitamos pedir permiso a otro para hacer lo que realmente queremos, parece que tenemos que vivir pensando en el qué será para ver qué es lo que acontece hoy o cómo debes hacerlo, parece que siempre debemos seguir los estándares que nos dicta la sociedad a rajatabla porque si los incumples te sometes a una crítica social totalmente asegurada. ¿Pero ésto a nadie le da vergüenza? ¿De verdad somos tan ingenuos, tan faltos de sentido común, de comprensión y de respeto...?

Disponemos de una vida relativamente corta en la que tú decides qué hacer o no hacer, decidir en qué vas a gastar o emplear tu tiempo, decidir qué comes, dónde vas a pasártelo bien... y lo único en lo que se nos ocurre pensar es en discutir entre nosotros, en matarnos mutuamente porque parece que a algunos les divierte, en corrupción, en robar en casas ajenas o establecimientos, en perder el tiempo metiéndonos con lo que hace el que está a nuestro lado sin importar cómo se sienta, en convertir la vida de un niño en un infierno, ya sea, por bullying, por pederastia... lo que sea y se os ocurra. Perdemos más tiempo en estas cosas que en disfrutar de verdad con lo que realmente importa, nos pasamos el tiempo respondiendo "no" a todo lo que nos proponen solo por miedo, por protección o acto reflejo, ¿pero qué es lo que pasa? Las cosas no van a ser perfectas pero se necesita valorar a los demás para que todo fluya de forma natural, para que podamos convivir como seres humanos y no como animales que se tiran unos encima de otros por pura diversión.

Me hacen gracia aquellas personas que se alejan a mil metros de ti sin tener ni una sola razón aparente por la que hacerlo, simplemente por diversión o porque ya no les interesas lo más mínimo, ya que, me parece una reacción de cobardes ante algo que parece que les resulte extraño, ya sea, la forma de vestir, caminar, hablar, e incluso respirar, porque hoy en día ya no sabes qué es lo que le va a provocar una mala reacción a otra persona; es fatigoso tener que irse de ese lugar donde te están mirando de esa forma y no sentirte como un extraño, como alguien que no merece estar en ese lugar con esas personas alrededor, es inevitable pensar que quizá eres completamente invisible en un lugar incomprensible y falto de entendimiento, necesitas ser igual que los demás y comportarte de la misma forma para que te acepten, para que no te miren y te tengan en cuenta, ¿alguien va a caer tan bajo? Sorprendentemente, la mayoría de la gente, ya que, necesitan ser aceptados continuamente, sino no son nadie, si no creen que el mundo está loco y necesitan llamar la atención con sus ropitas de pija remilgada, sus voces finas y con un tono que no para de pronunciar la letra "s" como una serpiente, ¿es eso necesario?

Harta de estas cosas, continuo hacia adelante, supongo que es lo que se puede hacer y lo que debo hacer en este momento. Todo se escapa de mis manos aunque yo no quiera, no son cosas que yo pueda controlar, no son cosas que yo deba decidir por los demás y no es algo por lo que debería sentirme inferior o intranquila por ello. Es triste, por supuesto, pero ¿qué más puedo hacer? Todos son como son, las pocas personas que somos diferentes tan solo podemos volar en un mundo que no sabemos si cambiará, con unas personas que no sabemos si pueden comportarse como seres humanos, vivir el materialismo y sentirlo a tu alrededor, con la superficialidad que abruma los ojos de las personas y terminando en el mismo lugar de donde vinimos, esperando la muerte y yéndonos completamente solos, sin importar en absoluto lo que hubiéramos hecho o dejado de hacer en esta vida y con las personas con las que la hemos compartido. Volaremos en el aire sintiendo la cálida brisa de la oscuridad y terminando con un cálido suspiro que concluirá nuestras vidas. 

Follow my blog with Bloglovin

Comentarios

Entradas populares de este blog

Escritor Decepcionado:

TAG Series:

Sin Palabras: