Solía Ser:




Solía ser alguien que albergaba oscuridad en la superficie, tenía el corazón roto y se podía apreciar el odio a través de mis ojos. Tú has hecho que esas nubes de oscuridad vayan abriéndose paso y dejando entrever algo de luz a mi vida, has hecho que mi corazón vuelva a recomponerse y que mis heridas puedan cicatrizar y el odio que se apreciaba en mis ojos ha podido desvanecerse.

No solía ver un futuro próximo, ni en mis metas, ni en alcanzar mis objetivos propuestos. Tú conseguiste que viera algo más allá, hiciste que mis metas fueran posibles y que intentara tener más objetivos, que me ilusionara por ellos.

Solía ser desconfiada, alguien que era invisible incluso para los animales, alguien que ni siquiera se sentía parte de algo o una persona que no podría compartir la vida con nadie. Contigo he podido confiar, he sido visible para ti e incluso para tu mascota (aunque me odie), me siento parte del mundo mismo, de mi profesión e incluso del tuyo; además, he conseguido algo que nunca imaginé, conseguí compartir la vida contigo, pude pensar más en pareja y no individualista como siempre suelo hacer.

Solía dudar de todo lo que hacía y me rodeaba, creía que la felicidad no era posible y añoraba tener unos brazos a mi alrededor que me rodearan con fuerza y que me mostraran ternura. Me has dado algo más de seguridad en nosotros, en los pasos que puedo dar hacia delante y sobretodo en mi futuro; me hace gratamente feliz que esos increíbles brazos rodeen mi cuerpo y demuestren que estarás ahí para mí sin importar lo que ocurra.

Solía rendirme, tenía miedo de formar parte de la vida de otros e incluso dudaba de que alguien pudiera quererme. Ahora soy incapaz de rendirme, cuando veo mi objetivo cerca voy a por él como una leona va a por su presa para dar de comer a sus crías; no tengo miedo de formar parte de la vida de otros, aunque sigue sin gustarme pero algo es algo; suponía que no era lo suficientemente buena para nadie, quizá ni siquiera lo sea para ti, pero lo importante es el cariño que ambos tenemos el uno por el otro.

Solía vagar por las calles como un zombie, sin rumbo fijo y tomando decisiones complejas, intentando aceptar que no saldría del lugar en el que me encontraba. Has hecho que vagar sola como un zombie ahora forme parte de un paseo por la playa, que vaya acompañada en vez de sentir esa soledad puesta en mí a cada paso que daba, has hecho que tenga un rumbo al que dirigirme contigo; para ésto incluso hay que tomar decisiones difíciles pero me ayudaste a cambiar de lugar para poder tener una vida y no vivir en completa oscuridad día tras día.

Solía ser muy dura con todo, e incluso, era incapaz de llorar; tenía el corazón de piedra y aún no entendía cómo se volvió de ésta forma. Ahora lloro hasta en las películas, cosa verdaderamente inusual, antes era complicado disgustarme porque no veía esperanza ni nadie que pudiera ayudarme, es diferente cuando tienes a alguien por quién preocuparte, es distinto cuando empiezas a compartir algo tan importante con otra persona; el corazón parece que se me ha ablandado, no sé cómo lo habrás conseguido pero creo que todo empezó cuando me besaste con aquellos labios carnosos y aquellos ojos verdes que me miraban con ternura, no sabría ni por dónde empezar.

Solía ser alguien destructivo y agresivo, tanto para los demás como para mí misma, infligir dolor o vengarme de alguien era lo que me mantenía defendida. Ahora todo ésto lo hago en mucha menor medida, pero ya no me auto destruyo o destruyo a los demás con mis palabras cortantes, intento ser algo más sutil con éstas y no tan impulsiva con mis sentimientos. Infligir dolor ya no es lo importante, solo quiero llegar a casa y verte en la cama mirándome con esa preciosa sonrisa y que me preguntes qué tal me ha ido el día o la semana, para mí eso es más que suficiente.

No solía respetar a nadie, ni sus pensamientos, ni sus sentimientos, ni lo que sea que hicieran en sus vidas, no me daba cuenta que cada uno hace su propia vida y que no debía interponerme; era bastante intolerante. Ahora todo ésto ha cambiado, he visto que cada persona es un mundo y que es respetable lo que hagan con él, no tengo por qué interponerme, no tengo que ser tan inflexible; me hiciste ser mejor en éste aspecto, cosa increíble, porque muy pocos lo han conseguido.

No solía vestir como alguien medianamente formal o como vestiría una chica, aunque me sentía segura con esa ropa, era una forma de mantener alejada a la gente de mí y mantenerme protegida. Junto con otras personas conseguiste que ésto no fuera así, me siento segura a tu lado, así que, ya no me hacía falta esa ropa para protegerme de nada (aunque el muro que me separa a mí de los demás, sí que es necesario); visto diferente y todos lo notan, recuerdo aquella ropa que me ponía y de cierta forma, me crea nostalgia ver a aquella joven perdida y llena de odio que se vestía con aquello. No te voy a mentir, a veces, lo añoro.

Solía sentirme bien cuando no había absolutamente nadie a mi alrededor, pero ahora que te echo de menos cuando no estás, es algo más difícil sentirme bien cuando no hay nadie a mi alrededor. Es lo que tiene hacer que la soledad se desvanezca, no por completo, pero si una gran parte.

Solía estar traumatizada por todo, solía tener cosas tan fuertes y chocantes en mi mente que todo se volvía complicado y no podía acceder a nada, era bastante molesto aunque yo lo viera necesario. Sigo teniendo alguno traumas pero he conseguido seguir adelante contigo y creo que eso es lo importante, has hecho que pueda sonreír un poco más y llorar mucho menos, has conseguido que tu sonrisa pueda hacer que la mía salga a dar un paseo.

Solía descontrolarme con facilidad, era propensa a destrozar todo lo que tuviera delante, pero estar contigo ha hecho que me controle mucho más y esté más tranquila respecto a la mayoría de cosas, aunque los nervios nunca desaparezcan de mi vida. 

Es curioso que todo pueda llegar a cambiar tan radicalmente cuando empiezas una vida con alguien, es curioso que todo lo que conocías desaparezca, es curioso que tener a alguien a tu lado es poder convivir y no estar solo, no sentir esa soledad inundar toda tu vida. Es curioso que todas las cosas que solía hacer, sentir, tocar, destrozar... fueran desapareciendo para dar lugar a otras nuevas y mejores, de hecho, lo son (aunque también tenga sus cosas malas); es curioso que una persona que estaba vacía por dentro y no sabía cómo llenar esas carencias, se completara gracias a esa persona con la que tanto desea estar cada día, con la que siempre tiene rodeada en sus brazos; es curioso que alguien lo viera todo tan complicado y, de repente, lo vea todo de forma distinta, buscando soluciones o encontrando alguna forma de que todo funcione. Es curioso que querer a alguien y que esté presente en tu vida haga que ésta sea más llevadera, más divertida, sonriente y sincera.

Es curioso que amarte sea lo único que hago cada día...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aparición:

TAG Series:

Escritor Decepcionado: